República Dominicana, lo tiene todo

Localizada en la parte oriental de la isla "Hispaniola", en el archipiélago de las Antillas, República Dominicana es el paraíso perfecto para pasar unas vacaciones en el Caribe.

La República Dominicana ocupa unos dos tercios de la isla Española (la otra tercera parte la ocupa Haití). Con más de 48 000 km2 es la segunda isla en el Caribe después de Cuba.

Este país ofrece una rica diversidad de paisaje, del norte al sur la diferencia es increíble. En el centro del país se encuentra la Cordillera Central, que cuenta con el pico más alto en el Caribe (Pico Duarte), abundante vegetación y numerosos ríos y cascadas. 1576 kilometros de costa, incluyendo 600 km de playas. Grandes campos para el cultivo de la caña de azúcar, café, tabaco, entre otros. Al sur del país se encuentra el lago de sal más grande del Caribe, a 44 metros por debajo del nivel del mar.

Bañándose en el Caribe, entre el Océano atlántico y el mar del Caribe, la República Dominicana es un país caluroso donde el tiempo y los paisajes forman una alquimia de paraíso.

Kilómetros de playas de arena blanca, cocoteros, palmas y el mar entre 22º y 29º durante todo el año, hacen de la República Dominicana un país ideal por las vacaciones y el descanso.

El sólo hecho del clima cálido durante todo el año hace más que propicio la práctica de cualquier tipo de deportes o actividades al aire libre. Sea el golf, el buceo, la práctica del windsurfing y del kiteboarding, la pesca o navegación en alta mar o no importa cual sea su actividad preferida, sería una manera emocionante de experimentar la belleza natural del país, sus playas y sus campos.

La sonrisa de sus habitantes en la calle, su alegría, su hospitalidad y el placer de vivir de los dominicanos son sus señas de identidad. La fiesta y la musica son aquí vital y son muy pocas las noches sin bachata y merengue

República Dominicana, lo tiene todo.